Editora

13 de noviembre 2022

El nombre del Dr. Ernesto Núñez estará en el edificio del hospital céntrico. Esta es su historia de vocación y altruismo

Por Graciela Vázquez Moure

“Somos una familia de pioneros” recuerdo que me dijo alguna vez Nieves Núñez,  hija del Dr. Ernesto Núñez, quien trajo a San Martín de los Andes el sistema de salud pública en el año 1932.

La frase de Nieves tiene su explicación, es que además de su padre, su abuelo materno Hugo Acuña a los 18 años fue quien izó la bandera nacional en la Antártida, en  la Isla Laurie,  Orcadas del Sur en el año 1904.  Además en ese acto se constituyó la primera estafeta postal. Su historia también es importante en el ámbito del continente blanco.

Pero en este caso nos ocupa la historia del Dr. Ernesto Núñez, porque su nombre estará en las instalaciones que albergó durante 50 años al hospital Dr. Ramón Carrillo, ya trasladado al nuevo edificio en Chacra II.

El edificio cumplirá otras funciones que hemos detallado en notas anteriores.

Nieves Núñez cree que es un reconocimiento hacia su padre y se mostró contenta de que las gestiones del Dr. Juan Cabrera ayudaran a que se tome esta decisión. Ella sigue siendo parte de la Cooperadora del Hospital como revisora de cuentas, después de haber ejercido la presidencia de ese importante espacio durante muchos años.

Hasta ahora solo una calle lo recuerda, ubicada en el barrio Villa La Cascada.

Dicen que la vocación es el encuentro con la verdad sobre uno mismo, ese  encuentro se convierte en una inspiración básica en la vida.

Esto es tal vez lo que sucedió con el Dr. Ernesto Núñez cuando después de dos años de egresar de la facultad de medicina, surgió la propuesta de venir a trabajar a un pueblito perdido en la cordillera.

Estamos hablando del año 1932, podemos imaginar qué era en ese entonces San Martín de los Andes. Los datos de población del año 1920 informan que en todo el Departamento Lacar había unas 1500 personas. Doce años después rondarían los 2000, esta cifra es  una proyección,  porque no existen datos oficiales.

Solo había un médico que atendía a la población, el Dr. Rodolfo Koessler que hacía 12 años que residía en el lugar.

Ernesto Núñez aceptó y en colaboración con la Comisión de Fomento y la Sociedad de Beneficencia tuvo una destacada intervención en la creación de la sala de primeros auxilios, basamento inicial  que luego derivó en la sala de atención de salud pública.

Los inicios se concretaron en una precaria habitación de madera en la comisaría local.

Hasta 1933 allí se desarrolló su actividad. Un año después se logra la sala de primeros auxilios dependiente del Ministerio del Interior.

Más tarde se convierte en la Asistencia Pública.

El Dr. Núñez fue compañero de la facultad del Dr. Ramón Carrillo y de Arturo Illia, cuando realizaba sus estudios de medicina.

Su camino empezaba a fortalecerse en la Patagonia, en este pueblo cordillerano y es el Dr. Sussini, que era director del departamento de salud e higiene,    quien le ofrece  venir a estas latitudes para cubrir una vacante como médico y así el 14 de febrero de 1932, llega el joven profesional a este pueblo.

No era fácil desarrollar la atención médica debido a las distancias impuestas.

Desde Bariloche a Aluminé era la zona a la que debía llegar Núñez, quien con su espíritu altruista cumplió con su deber sin dudar,  en plenos temporales de lluvia y nieve y llegando a los lejanos parajes aun a caballo.

A partir de 1934 el gobierno nacional lo nombra director de la sala de salud pública y así comienza su etapa inicial.

El Dr. Núñez junto a su equipo en el edificio de Salud Pública aún presente en el predio de lo que fue el hospital Dr. Ramón Carrillo en zona céntrica

Ernesto Núñez no tenía aún vivienda asignada cuando llegó a San Martín de los Andes y dicen sus allegados, que fue el  emblemático hotel Lacar el lugar elegido.

Y el destino tenía sus planes, porque  cuando llegan las maestras a la zona, llegan las hermanas Acuña, se produce una relación amistosa. Zulema le pide en uno de los viajes de Núñez a Buenos Aires que llevara un paquete a otra de sus hermanas, y así se  abre otra puerta. Raquel Acuña conoce al joven médico y en 1934 esta relación se convierte en una pareja que residiría para siempre en San Martín de los Andes, donde formaron una familia y tuvieron tres hijas Ana María, Cecilia y Nieves.

casa foto histórica

En un año construyeron la emblemática casa que aún perdura en la calle Cnel. Díaz  a metros de Tte. Gral. Roca. Esta construcción es patrimonio arquitectónico e histórico de la ciudad.

Hasta el año 1942, Ernesto Núñez atendió en una modesta casa frente a la plaza Sarmiento propiedad de la familia Martínez y luego el 25 de mayo de ese año se inaugura el edificio de la Asistencia Pública, construido por  Parques Nacionales, con el tradicional  estilo del arquitecto Bustillo. En el mismo predio 30 años después se construyó el hospital Dr. Ramón Carrillo. Que acaba de terminar su etapa para permitir que comience una nueva en el edificio que ya está funcionando con nuevas instalaciones.

El Dr. Ernesto Núñez atendió a la población de este pueblo de la cordillera. Se trasladó a caballo transitando extensas distancias durante  las epidemias de coqueluche en 1933 y de escarlatina en 1934 y en 1936.

Nada detenía al médico de la cordillera, ni la nieve ni las temperaturas bajo cero. Allá iba el Dr. Núñez transitando los caminos de la Patagonia, esa misma que lo había convocado permitiendo desarrollar su vocación,  con compromiso y amor hacia los demás.

Esa puerta que supo abrir el médico recién recibido, le permitió conocer cuál era su misión en el mundo. No dudó, estuvo atento al llamado y su vocación guió sus pasos.

Dejó su huella y por ese motivo hoy Desde el Sur Digital lo recuerda por su impronta de vecino, de profesional y de hombre que habitó estas tierras, en un momento en que en poco tiempo su nombre estará en el edificio céntrico que seguirá activo con otras funciones, y que alberga tantas historias felices y otras tristes, así como es la vida.

La sala de Salud Pública está en el mismo predio y es patrimonio arquitectónico a histórico de la ciudad.

Más Artículos

25 de enero 2023

A 119 años de la muerte de Laura Vicuña recordamos su vida y su rostro verdadero

Por Graciela Vázquez Moure Durante décadas la imagen de Laura Vicuña fue la de una niña con rasgos europeos y zapatitos de charol. Costaba creer que esa había sido  la joven de solo 13 años beatificada en 1988 por el papa Juan Pablo II, y que fuera quien había nacido en Chile en 1891 y fallecido en Junín de los Andes, Argentina, el 22 de enero de 1904. Pero su […]

Leer más...

17 de enero 2023

SE NECESITAN MÁS ESTACIONES DE SERVICIO

ESTE COLAPSO YA AFECTA LA CALIDAD DE VIDA DE LOS VECINOS Por Graciela Vázquez Moure La verdad es que cada temporada invernal y estival se produce esta situación de colapso en las estaciones de servicio de la ciudad, que son tres. Las mismas de hace décadas. Las extensas colas, la falta de combustible porque se agota, las esperas eternas, ya cansan. Una ciudad en crecimiento necesita desarrollo, cuestión que no […]

Leer más...

31 de diciembre 2022

UN 2023 PARA ESTAR PREPARADOS

Por Graciela Vázquez Moure EL NUMERO 7 COMO ESTANDARTE: REFLEXION LAS PREDICCIONES DE LA VIDENTE BULGARA La suma de sus números nos da 7. Es sagrado  y poseedor de magia. Representa el cielo y la tierra. Siete días de la semana, siete colores del arco iris, siete las notas musicales. Siete pilares de la sabiduría y las maravillas del mundo. El número 7 es reflexión y quizás es lo que […]

Leer más...

30 de diciembre 2022

SIN DUDA LA FOTO PERIODISTICA DEL AÑO

Por Graciela Vázquez Moure El hecho más impactante en este año que termina,  sin duda sucedió en pleno centro de San Martín de los Andes una mañana del  29 de julio. Escenas nunca vistas en la ciudad que dejaron algunos detenidos y una persona, empleada municipal, hospitalizada. Además de daños tremendos en el edificio municipal. Una mañana para el olvido, pero sin duda se convirtió en la noticia del año […]

Leer más...

25 de diciembre 2022

SERRAT SE DESPIDIO DE LOS ESCENARIOS.UN RECUERDO DE SU PASO POR SAN MARTIN DE LOS ANDES

Por Graciela Vázquez Moure Fueron 57 años de subir a todos los escenarios del mundo. De ser aplaudido por distintas generaciones. En los últimos años sus recitales eran vistos por las abuelas, las hijas y las nietas. Amado, respetado y querido este catalán frontal, sincero y muchas veces ácido por sus comentarios sobre la realidad social del mundo, supo generar empatía en varias generaciones desde esos años de la década […]

Leer más...