La Biblioteca Popular 9 de Julio denuncia recortes de recursos humanos desde la Municipalidad. Indican que la respuesta dada a la carta documento es insuficiente

Si bien hace dos días informamos que finalmente el Municipio daba respuesta a la Carta Documento que la Biblioteca Popular 9 de Julio había enviado al municipio,  solicitando soluciones a la falta  de empleados y al contrato destinado a un bibliotecario este jueves la institución dio a conocer la respuesta final que no cumple según lo especificado, con lo necesario para el óptimo funcionamiento.

Si bien se recuperó la atención al público en la mañana y en la tarde, la comisión directiva denuncia que existen recortes en la respuesta municipal.

Indican entonces que  se solicitaba:

  1. La contratación de un bibliotecario en el período enero-diciembre de 2017 con una carga horaria de 36 horas semanales. O sea: renovar el contrato de los últimos años, respetando las mismas condiciones.
  2. El reemplazo de un agente municipal para que cubra el turno tarde o, en su defecto, la contratación de alguien que lo supla, tal como se hizo el año pasado.

Destacan que  Sergio Winkelman, intendente a cargo por licencia  de Brunilda Rebolledo, se refiere al reemplazo de una empleada que está con licencia, punto beneficioso que permite retornar al horario completo de atención al público, pero  Winkelman no hace referencia al empleado del turno tarde por lo que entienden que esta omisión significa  que la Municipalidad no planea cubrir esa vacante.

Además advierten anomalías en el  contrato al bibliotecario  que  es sólo por cinco meses, de los cuales casi se cumplen ya dos este año. Explican “Recordamos que el bibliotecario está trabajando desde el primer día hábil de enero, de acuerdo a lo acordado el 1º de noviembre con la Secretaria de Cultura, Sra. Marisa Nieto, y tal como sucedió en años anteriores. Sin embargo, este nuevo contrato es desde febrero, o sea que desconoce los servicios que el bibliotecario prestó en enero. Y genera incertidumbre sobre qué pasará en la segunda mitad del año.”

Por otra parte, el contrato no indica qué carga horaria debe realizar el bibliotecario, y añade que deberá desempeñar “tareas asignadas por la Subsecretaría de Cultura”. Cuestión que no corresponde, porque la Secretaría de Cultura no tiene ninguna injerencia en los trabajos que se realizan en la biblioteca, que es una asociación civil autónoma.

Winkelman finaliza su carta diciendo que la Municipalidad cumple sobradamente con las obligaciones legales. La realidad es que la Municipalidad aporta a la biblioteca 4 empleados desde hace muchos años, y sólo así se pueden sostener los espacios y servicios que se ofrecen a la comunidad, en un horario amplio y durante todo el año. Reducir esa cantidad de empleados significa, lisa y llanamente, reducir el horario de atención, limitar servicios gratuitos y privar a muchas personas de espacios destinados al estudio y la recreación socio-cultural.

Denuncian que aunque Sergio Winkelman niega que la Municipalidad muestre desinterés por esta grave situación de recorte de personal, “resulta incomprensible que ni la Secretaria de Cultura ni la Intendenta hayan recibido a la comisión directiva de la biblioteca para abordar estos temas, pese a los reiterados pedidos de reunión y las cartas enviadas, todas sin respuesta”.

En el texto de lo informado indican que desde “la Biblioteca Popular 9 de Julio SOLICITAMOS PÚBLICAMENTE QUE LA INTENDENTA MUNICIPAL NOS RECIBA para poder hallar soluciones concretas. No estamos pidiendo nada nuevo, sino que se sostenga el aporte de recursos humanos que la Municipalidad realiza desde hace años. Que no se recorte este aporte, porque la comunidad necesita los espacios y servicios que la biblioteca ofrece en forma gratuita todo el año.”

Muchos socios se han convocado para la  convocatoria de firmas solicitando al Municipio de respuesta final y contundente a esta solicitud, que recordamos es de una de las primeras instituciones públicas de San Martín de los Andes, porque este año cumplirá 100 años.

 

La Biblioteca Popular 9 de Julio envió una Carta Documento al Municipio. Sin personal suficiente debió restringir el horario. A partir de esta semana se regulariza la situación

Desde hace quince días la institución que este año cumple 100 años, debió restringir el horario  de atención al público debido a la falta de personal. Con gente de vacaciones, los horarios no fueron cubiertos y recordamos que la Biblioteca Popular 9 de Julio espera respuesta  a una Carta Documento que envió al Municipio. Sin personal suficiente debió restringir el horario de atención y tuvo reiterados reclamos de sus socios.

El Municipio debe aportar tres empleados municipales y un bibliotecario. La persona que se dedicaba a esa tarea cesó en sus funciones y ahora hay un nuevo contrato que no llega, por lo que quien cumple con esta función no tenía el respaldo contractual correspondiente

Según se informó a Desde el Sur Digital desde el área de Cultura y Educación,  el contrato a la persona que oficiará como bibliotecario, se concreta a partir de esta semana.

La Comisión directiva ha hecho reclamos varios, mantuvo reuniones el año pasado pero hasta que no se envió una Carta Documento, nada sucedió.

Antes de tomarse licencia la intendente Brunilda Rebolledo se ocupó del caso, pero parece que no fue efectiva su participación en el tema en una nota enviada al Secretario de Gobierno Ramón Asmar  la jefa comunal expresa que teniendo en cuenta la situación de la institución Recursos Humanos  proceda a la selección de un empleado municipal que posea prescripción médica de “tareas pasivas”.

De acuerdo a la información que pudimos lograr, a partir de esta semana una agente municipal será designada en funciones para cubrir a quien tome licencia y existirá ya el contrato para quien dedique  su tarea como bibliotecario de la institución.

De todas maneras la solución fue en parte. Falta aún una persona más para atención en la tarde y si bien se normaliza el horario de atención, no se podrá brindar servicio al sector escolar desde las 14 hs por falta, justamente, de personal suficiente para tal fin.

Recordamos que además de la atención a los socios, la biblioteca realiza talleres gratuitos que debió suspender en estos meses por la falta de personal.

 

Eliseo Miciu presentó a sala llena “Tierra del Viento” su último libro de fotografías de la Patagonia profunda, secreta, áspera

El miércoles Eliseo Miciu presentó a sala llena su último libro de fotografías “Tierra del Viento”. En el 2015 en nuestra entrevista  en Desde el sur digital, por el libro “Polvaredal”, mencionamos que ya estaba en preparación el próximo, este que fue presentado en San Martín de los Andes en este inicio del 2017 y que requirió de dos presentaciones debido a la gran cantidad de gente que quedó sin poder entrar porque la convocatoria colmó la capacidad del cine Amancay en el Centro Cultural Cotesma.

Así fue que Eliseo Miciu junto al músico y compositor Claudio Maldonado, hicieron esta presentación de una obra fotográfica,  que nuevamente sorprende por su calidad de impresión y por su contenido.

Eliseo Miciu se sumerge en la Patagonia profunda, en esa tierra secreta, silenciosa donde solo el viento quiebra esa condición. “Aspera”, la define el artista, esa tierra en la que descubrió a los caballos salvajes que posaron en una serie de fotografías que muestran su gran capacidad, talento y trabajo.

Los puesteros de estancias, que cuentan en la imagen su vida cotidiana. La  inmensidad de una tierra en la que el frío, la nieve, pero por sobre todo el viento, le dio el marco ideal para esta nueva colección.

Esta vez acompaña la publicación, de un nivel maravilloso, un pen drive en el que se encuentra un documental realizado por (Wild River Films – London) Theo Ribeiro y Laura Belinky. En esos minutos el film expone su pensamiento, su capacidad, sus metas cumplidas ampliamente.

Hermoso trabajo en el que se disfruta además de imágenes que exponen el día a día de su incursión en ese viaje por el sur de la Argentina, esa Patagonia profunda como decíamos al principio “quiero mostrar esta forma de vida de sentir que genera el viento en la Patagonia” dice este gran fotógrafo que reside desde 1993 en San Martín de los Andes y forma parte de una familia de artistas, junto a su padre el artista plástico Georg Miciú quien también incursiona con su pensamiento y acción en el documental.

tierra del viento tigre

El libro nos muestra nuevamente que Eliseo descubre el alma de las cosas, de la gente, el paisaje. En esa forma de eternizar el momento, este joven fotógrafo plasma la luz en el minuto justo.

La muestra estará expuesta desde el viernes 20 de enero en Gala, un espacio dedicado al arte ubicado en Villegas y Ramayón. Quienes no hayan podido verla en la presentación, podrán disfrutarla allí, hasta febrero

Claudio Maldonado, merece otro párrafo aparte. El joven músico  con su guitarra musicalizó el documental y acompaña con un cd el libro de fotografías y textos. Maravillosas creaciones en las que el sonido se funde con la imagen y le da un marco integrado, donde la clave es la identidad.

Artistas jóvenes, con talento, con vocación y con el convencimiento como siempre ha dicho Eliseo, que si no hay trabajo el talento se diluye, en su caso esto no ha pasado nunca, desde su adolescencia demostró ser un destacado  artistas que además conquistó distintos países junto a su arte.

libro tierra del viento

también te puede interesar :

EL ARTE DE ELISEO MICIU Y SUS FOTOGRAFÍAS DE LA PATAGONIA PROFUNDA

Por Graciela Vázquez Moure

http://www.desdeelsurdigital.com.ar/?p=1719

 

Miles de residentes y turistas disfrutaron de una nueva edición de La Noche de las Artes

Arte, música, libros, espectáculos, equilibristas y humor,  todos llenaron la calle de cultura en San Martín de los Andes.

Una nueva edición que consolida los ocho  años de la primera iniciativa que tuvo como objetivo llevar la cultura a la calle.

arte cuatro

Así este sábado 14 de enero se llevó a cabo con un clima maravilloso de sol y pleno verano, La Noche de las artes donde se conjugan las distintas disciplinas que en definitiva no es más el arte puro, de la mano de hacedores que trabajan la madera, que llevan el arte a la tela con distintas técnicas, en metales, luthiers, grupos de música, stands de las librerías de la ciudad, en fin un conjunto de expresiones que la localidad cordillerana disfrutó nuevamente.

 

 

equilibrio 1

equilibrio 2

luthierarte ñandu

En el marco del Pichi Trabún, la ciudad disfrutó de la Caminata Sonora.

Todo comenzó a las 14 horas con la caminata sonora desde la plaza Sarmiento a la San Martín, recorriendo la avenida y compartiendo música y danza con los vecinos que se asomaban para ver y escuchar. Ya cerquita del escenario principal, que en esta ocasión homenajea al músico y compositor jujeño Ricardo Vilca, se encontraba dando la bienvenida con su alegría contagiosa la murga Apretando los Dientes.

Con la participación de las orquestas de Junín de los Andes, Aluminé y San Martín, con grupos de danza de Villa la Angostura y de nuestra localidad; con la presencia de los cuenteros comunitarios y el gran cierre del grupo Semilla, se desarrolló ayer frente a un público familiar, que de a cientos se acercaron a la plaza a disfrutar de esta fiesta, una nueva edición del Pichi Trabún.

Sobre el escenario, artistas desde los 5 a los 17 años, dieron vida, color y emoción al Pichi Trabún, a este encuentro de los pueblos, de las nuevas generaciones que mantendrán viva esta fiesta popular no sólo hoy, sino en los años venideros: Musicantes con sus formaciones inicial, infantil y juvenil, los Cuenteros Comunitarios que compartieron cautivantes historias con los niños, niñas y sus familias, los grupos de danza del CIART, a cargo de Yanina Prieto y Andrea Galgano; Albricias de la mano de Rubén Cabrera y el cierre de la mano del grupo de adolescentes locales Semilla, que brindaron un gran concierto para cerrar la tarde.
Pero la diferencia este año, y que hace crecer a esta fiesta cultural de las infancias y adolescencias, fue su carácter regional. Engrandecieron el escenario con su presencia el grupo de danzas El Retamal de Villa la Angostura, la orquesta infantil y juvenil de Aluminé, y la Orquesta de Instrumentos Folclóricos de la Escuela de Música del colegio Ceferino de Junín de los Andes, quienes brindaron un hermoso espectáculo y permitieron el encuentro musical, pero también otros momentos para compartir en la cena.
La plaza San Martín, la ciudad toda, el escenario Ricardo Vilca, los allí presentes, fueron testigos de esta tarde de magia, entusiasmo, emoción, donde estos pequeños grandes artistas compartieron su música y su danza para alegría de todos. Fue una hermosa tarde donde hasta la lluvia amenazante se hizo a un lado para que ellos sean los protagonistas. La organización del Pichi Trabún estuvo a la altura de las circunstancias, haciendo con su compromiso y trabajo comunitario que la fiesta siga creciendo.

Con gran cantidad de público comenzó una nueva edición del Trabún en San Martín de los Andes

Con nueva infraestructura, puestos de comida excelentemente montados por la Municipalidad, este año el Trabún despliega como hace décadas una propuesta: el Encuentro de los Pueblos y así

comenzó en la noche del viernes,  con una gran cantidad de público que disfrutó de la música y la danza, de las ricas empanadas y el tradicional vino caliente. Sobre el gran escenario montado allí en homenaje del gran músico y compositor jujeño, Ricardo Vilca, se vivió ayer un pico de emoción cuando dos de los que fueron sus músicos,  el guitarrista Federico Pecchia y el vientista Guillermo Valeriano, interpretaron su clásico Guanuqueando, coreado por la multitud.

trabun-homenaje

 

Hoy a pesar del mal tiempo,  continúa la fiesta con la presentación de grupos locales, regionales, nacionales y de Chile, para seguir haciendo juntos este nuevo encuentro de los pueblos. Por ejemplo de Jujuy llega el consagrado Gustavo Patiño; con su música del litoral, tierras de chamamé, Ariel Acuña; de Cutral Co, con su música andina, se presentará el Grupo Ajayu, La Guitarreada de Chos Malala, Tobi Villa de El Bolsón. De Chile, Brotes de Folclore, de la ciudad de Los Ángeles, y muchos más.

Esta tarde de sábado tempranito, desde las 15 en el escenario estarán las orquestas infanto juveniles de Junín de los Andes, Aluminé y San Martín de los Andes, los grupos de danza del CIART y de Albricias, también uno que llega de Villa la Angostura; estarán las cuenteras comunitarias, las murgas Apretando los dientes y El sueño del Pibe, los artistas de Enchastrate, y será a eso de las 20 el grupo Semilla quien haga el pase hacia el Trabún que se extiende hoy y mañana hasta la madrugada.

 

 

“Luché para que el lago no se muera”. A 26 años de la partida del Dr. Francisco “Chacho” Rossi, recordamos su fervor por salvar al lago Lácar de la contaminación

Por Graciela Vázquez Moure

El 2 de diciembre se cumplirán 26 años de la partida del Dr. Francisco “Chacho” Rossi.  Esta nota es una manera de recordarlo,  rescatando su palabra, sus saberes y tratando de que las nuevas generaciones conozcan a un ser que no pasó inadvertido en San Martín de los Andes.

Es que  quienes lo conocimos sabemos que su objetivo primordial era el desarrollo sustentable. Permitir que la localidad creciera sin “matar a la gallina de los huevos de oro” como él mismo decía. O sea el medio ambiente, la belleza, la calidad de vida que muchos venían a buscar en sus vacaciones, condición  que aún  30 años después  los atrae hacia nuestras tierras.

Su dedicación,  las investigaciones  y  el estar preocupado por la contaminación del lago Lacar, que en los años 70 y 80 era una triste realidad, hizo que finalmente se construyera la primera planta de tratamiento de líquidos cloacales, la que está al borde del lago desde 1994.

Chacho Rossi era médico veterinario, docente de la UBA, asesor en materia ambiental, investigador, becario del gobierno holandés, sus trabajos fueron publicados en revistas nacionales y del exterior. Fue representante de la Argentina del Plan B, ante la UNESCO, lo que se llamaba “reservas de la biósfera”, entre otras tantas presencias logradas.

chacho-rossi-maquina

“Nuestro lago envejece”

Así decía Chacho con pesar,  haciendo referencia a unos señaladores que los chicos de una escuela de la ciudad,  habían dibujado después de hacer una investigación junto a él en este espejo lacustre,  que es el marco inigualable de belleza singular en esta ciudad.

En sus estadísticas los números eran elocuentes: había 220 algas por centímetro cuadrado de piedra en el Lacar, en contraposición de la ausencia de ellas en el lago Lolog, en aquella época la zona estaba casi despoblada.

Amaba el lago, se preocupaba por su futuro, considerando que de no mediar una solución, este espejo de agua sucumbiría ante  la presencia antrópica.

“Eutroficación” una palabra que hizo historia en la década del 80

Fue el primero en introducir en la ciudad la palabra “eutroficación”. Quienes ejercíamos el periodismo a fines de los 80 lo consultábamos continuamente sabiendo que siempre existían novedades en torno a los trabajos e investigaciones que realizaba.

Afable, cordial, con un importante caudal de cultura y conocimientos, se radicó definitivamente en el año 87 en San Martín de los Andes,  luego Rosa Mercurio, su esposa, llegó también para quedarse.

El trabajo realizado por el Dr. Rossi, abarcó innumerables posibilidades, desde el bombeo de los líquidos cloacales impulsados hacia la Vega, hasta una planta de tratamiento a orillas del lago. Tomaba él mismo las muestras de agua que mandaba a analizar. Los resultados eran pésimos y eso lo llevaba a seguir buscando soluciones.

Casi con un gran sentido utópico, me decía que lograrían los objetivos, porque el lago era el amigo de la gente y la gente no pensaba en su futuro, y era indiferente ante la eutroficación provocada por la cantidad de materia orgánica que llegaba a través del Pocahullo.

La eutroficación explicaba “es causada por la gran cantidad de nutrientes provenientes de las descargas cloacales.  Esto provoca el crecimiento de plantas en el lago, suspendidas y adheridas a las piedras, esto enferma al lago” sostenía.
chacho-rossi-levantando-premio

Un dudoso privilegio

Así  lo denominaba Chacho, esta oportunidad de ser el primero en introducir un nuevo término en el pueblo. La eutroficación estaba en boca de todos, aunque muy pocos sabían de qué hablaban.

“Lo hice en abril de 1983, en un informe que tenía carácter de diagnóstico” contaba en aquellos tiempos y recordaba “lo redacté en nuestra cabaña ubicada a metros del lago, una casa que ocupábamos desde 1960 con mi familia”.

Un año antes en 1982, poco después de terminada la red cloacal que depositaba los líquidos en una planta construida por Aguas Neuquinas, que descargaba los efluentes tratados precariamente a escasos metros del lago Lacar en aguas del arroyo Pocahullo.

“Fue previo a un proyecto de una planta completa financiada por el Consejo Federal de Inversiones que nunca se construyó” recordaba  Chacho  a finales de la década del 80 y por la que los futuros usuarios del pueblo habían pagado cifras onerosas.

El aparato instalado fracasó y de allí la eutroficación del lago. Esta fue la situación que tanto preocupaba al Dr. Rossi, y por la que comenzó a redactar infinidad de proyectos e informes buscando soluciones.

“Soy veterinario y muchas cosas escapan a mis posibilidades,  pero sigo viendo el Lacar como una manifestación de la Creación, una fuente de trabajo, de paz y de experiencia contemplativa, de bienestar físico y espiritual” eso decía quien trabajó duramente para el saneamiento del lago que hoy pueden disfrutar miles de personas.

La playa estaba vacía, ante la prohibición de bañarse, eran muy pocos los que llegaban a sus orillas. Recuerdo escuchar a los guías que llegaban con contingentes desde otras localidades decir: “este lago está contaminado y nadie puede bañarse”, dolía esa síntesis de una situación que era real.
chacho-rossi-agradeciendo
“Liberé fuerzas que escapaban a mi control”

“Concluí el informe en abril del 83-  decía Chacho- lo presenté a las autoridades y me volví a Buenos Aires, y no sabía que había liberado fuerzas que escapaban a mi control y que me convertirían poco después en un servidor a perpetuidad del lago  Lacar”  destacaba,  recordando su historia.

Una vida que terminó en forma imprevista, el día de su cumpleaños el 30 de noviembre del 90, se descompuso, la rápida derivación a un hospital de Neuquén no logró salvarlo de un ACV, apenas dos días después, falleció.

Un fervor que movía al pueblo

El 27 de julio del 83 comenzó junto a otros vecinos el muestreo de agua del Pocahullo y de los vertidos desde la planta que era un fracaso. El operativo duró hasta julio del 85.

El fervor por el Lacar lo devolvió a las aulas de la universidad, no ya como profesor, decano o  investigador,  sino como alumno para recoger el conocimiento que requería este empeño por salvar a un lago de la Patagonia.

Ecología acuática y limnología, eran los conocimientos buscados por Chacho en la UBA.

Dio conferencias, emitió nuevos informes, se contactó  con otros países, conoció gente que había pasado la misma experiencia, envió notas a los diarios regionales. Siguió incansable buscando salvar las aguas del Lacar.

Merecido premio: “Conservar el futuro”

Fue la administración de Parques Nacionales la que le otorgó esta distinción en el año 86. El premio se lo otorgaron a dos días del aniversario de la creación de los Parques Nacionales y fue en la ciudad de Cachi, Salta. Hasta allá fue el Dr. Rossi y levantó orgulloso, el merecido premio.

El verano del 83 fue la última vez que el lago reunió en sus costas del casco urbano a los que intentaban utilizar sus aguas, luego estos sectores migraron hacia Catritre, ya estaba la prohibición en las arenas del Lacar en la costanera que hoy disfrutan miles de personas.

Las algas crecían sin dar tregua, la eutroficación era un hecho. Se habían confirmado todos los designios del Dr. Rossi.  Estas presencias superaban entre tres y cuatro veces a las de los lagos  oligotróficos. Incluso la situación se había extendido hasta las playas de Catritre.

La dedicación y trabajo de Chacho Rossi, logró su cometido. No pudo verlo. Partió  de este plano hacia otras dimensiones, y no pudo ver que en el año 94 se iniciaba la construcción de la planta  depuradora del lago Lácar y se inauguraba en el 96. El tratamiento tuvo muchos detalles que corregir, ahora su adecuación y ampliación permite mayor cantidad de líquidos tratados, una nueva planta en la zona de Chacra 5 permitirá mayor saneamiento al arroyo Pocahullo que aún sigue agrediendo al Lácar, esta planta es la que lleva su nombre.

“Luché por el Lácar para que no se muera”

lago-dorado

Pero esta historia tiene que ver con un hombre y no con las obras, sino con “sus obras”.

En el relato de Chacho en infinidad de entrevistas que realicé en esta hermosa amistad que nos unía, estaba siempre la reflexión. Ya a fines de los noventa se sabía que las próximas guerras iban a dirimirse por el agua. Su escasez vislumbraba un futuro oscuro y Chacho me decía “podemos estar rodeados de infinidad de  cursos de agua, pero si está contaminada de nada nos servirá, por eso luché y trabajo por el Lacar, para que no se muera” recuerdo que esto expresaba mientras en el living de su casa frente al lago, escuchábamos música, rodeados de libros, de objetos, y de recuerdos.

“Fue una empresa comunitaria” reflexionaba “fue para evitar la muerte del Lacar, y detener un desastre ecológico que puede repetirse en decenas de cuencas lacustres de la Patagonia, una zona de decisivo valor geográfico, estratégico y de gran belleza, pero la batalla del Lacar no ha terminado” decía a finales de los 80, claro, no pudo ver la obra concluida, pero desde donde esté Chacho Rossi, seguro que supo que hoy miles de personas disfrutan de la playa, de las aguas del Lacar,  que es cuidado por una comunidad que denuncia ante cualquier irregularidad, en defensa de su lago.

Chacho era el vecino, el Dr. Rossi, el que hablaba de budismo, de hinduismo, de pintura, de libros, del amor entre los seres, del cuidado que cada uno debía tener sobre el otro, de sus utopías, que se hicieron realidad. El 2 de diciembre de 1990  dejó este plano, nos dejó algo huérfanos a quienes confiábamos en él y teníamos un afecto especial.  Quiso salvar al lago Lácar de su muerte y la meta fue cumplida, desde algún otro lugar del universo seguramente celebró.

 

INTERCAMBIO DE SABERES 2016 ENTERATE DE ESTA PROPUESTA CULTURAL DIFERENTE

PROGRAMA

Se llevará a cabo durante 5 días, del 7 al 11 de diciembre de 2016, en diferentes puntos de la ciudad de San Martín de los Andes (Ciart N°5 / Palestra Embajador de los Andes (ex-Hotel Sol) / Sala de Municipal de Exposiciones Lidaura Chapitel, Lago Lolog y alrededores)

Auspicia: Secretaría de Cultura y Educación-Municipalidad de San Martín de los Andes.

– Miércoles 7/12

20hs –Charla- INTERCAMBIO DE EXPERIENCIAS Y PROCESOS DE TRABAJO con los artistas invitados Marina Sarmiento (Buenos Aires), Tálata Rodríguez (Buenos Aires) y Gabriel Orge (Córdoba).

¿Dónde? Sala Municipal de Exposiciones Lidaura Chapitel (Capitan Drury 665).

*Actividad libre y gratuita.

– Jueves 8/12

11,00hs – Taller de POÉSIA PERFOMÁTICA con Tálata Rodríguez (poeta):

¿Qué pasaría si una fuerza irresistible chocara contra un objeto inamovible?

Planteos de trabajo:

  1. Clase robada
  2. Sistematización evidente de un contenido delirante

III. La obra es sobra del proceso

¿Dónde? Sala Municipal de Exposiciones Lidaura Chapitel (Capitan Drury 665).

* Actividad gratuita con inscripción previa / Traer cámara o celular para filmar.

– Viernes 9/12

10.00hs – TREPAR COMO ESCALADOR/A con Guillermo Guillenea (Profesor de Educación Física y entrenador profesional en escalada deportiva).

La actividad propone pensarse en el cuerpo de un escalador/a, trabajando a partir de los conceptos básicos y de su filosofía: escalada deportiva, alpina y boulder, técnicas de movimiento en el muro, reconocimiento de tomas y equipamiento, medidas de seguridad, relación asegurador-escalador/a, trabas emocionales en la escalada, aprender a caer.

¿Dónde? Palestra Club Embajador de los Andes (Ex-Hotel Sol).

*Actividad gratuita con inscripción previa (se puede participar sin realizar los ejercicios físicos).

21,00hs – APARECIENDO con Gabriel Orge (fotógrafo): acción que toma el paisaje como soporte y al registro histórico como material de reflexión.

La necesidad de darle cuerpo a una ausencia impulsa la idea de proyectar la imagen sobre la textura del paisaje. La acción de la luz sobre la naturaleza delinea el retrato a la vez que propone una metáfora que potencia el recuerdo y sugiere la fragilidad de la existencia.

¿Dónde? Lugar a confirmar / Llevar linterna / Se pueden tomar fotografías de la intervención.

*Actividad libre y gratuita.

– Sábado 10/12 y  domingo 11/12

Sábado de 10,00 a 17,00hs y domingo de 14,00 a 18hs

Taller FUERA DE TIEMPO con Marina Sarmiento (artes escénicas-performáticas): recursos físicos, perceptivos y compositivos para prácticas artísticas contemporáneas.

Fuera del tiempo pretende poner el cuerpo y producir un vaciamiento de información, trabajando con una metodología deconstructiva. Se plantearán ejercicios tendientes a abordar la  escena como campo experimental para la expresión de motivaciones y experiencias propias desde la fisicalidad, la intuición y la memoria que potencien una mirada personal, grupal y singular.  El taller propone alimentar un estado sensible y consciente para la acción en su intensidad expresiva.

¿Dónde? – Ciart N°5 (Mariano Moreno y Obeid).

*Actividad gratuita con inscripción previa / Traer almuerzo y ropa cómoda, ya que se trabajará a partir de ejercicios físicos.

– Domingo 11/12

20hs – Encuentro Despedida en Lago Lolog. 

Inscripciones

Por correo electrónico tallermanta@gmail.com

 

Hua Hum sigue siendo su lugar en el mundo. Teodora Martínez y Diógenes Fosbery. Una historia de vida reconocida con el paso del tiempo

Por Graciela Vázquez Moure

Ella se llama Teodora,  él Diógenes. Forman parte de la historia de San Martín de los Andes y hace nueve años tuve una hermosa charla en su casa del barrio El Arenal.

En la pared, arriba de la mesa de la cocina una foto histórica, genuina y original: Diógenes junto al catango que era parte de su vida cotidiana y en el mismo plano un avión, el primero que llegaba a San Martín de los Andes, de él bajaba el gobernador de ese entonces don Felipe Sapag.

Diógenes Fósbery tuvo la idea de llegar al aeropuerto de la ciudad, en ese momento incipiente, con su catango para demostrar los cambios de época: ahora llega el avión eso pasaba en la década del 60.

“Lo hice para contrastar dos épocas diferentes, porque antes se iba a Zapala en carreta y a partir de ese momento llegaba el avión”, me contó en aquella entrevista.

Teodora Martínez,  cuya familia dio origen a la población Martínez,  en el paraje Hua Hum,  relató esta misteriosa relación del hombre con su paisaje, con el entorno que le permite desarrollar su vida sin confort,  y una marcada vocación por la autosuficiencia, que no es poco aprendizaje a la hora de pensar las vivencias experimentadas por cada uno de ellos.

En aquél año mi contacto con Teodora y su esposo Diógenes Fósbery fue de gran riqueza, porque ellos relataron su vida en Hua Hum,  donde todavía tienen su casa y un camping: Don Bartolo,  que recuerda a su padre Bartolomé Martínez, en el que trabajan en el verano junto a algunos de sus hijos.

El 7 de noviembre, hace apenas una semana,  un día después de la creación de los Parques Nacionales en 1903, se celebró la fecha en el edificio histórico y  centro de visitantes del Parque Nacional Lanín. Allí esa mañana Teodora y Diógenes recibieron una distinción de Parques Nacionales por su historia en el paraje Hua Hum. Emocionados ambos, despertaron nuevamente parte de la historia que me relataron cuando los entrevisté para escribir una crónica destinada al libro Hua Hum- identidad cultural a través del rescate de la palabra”, publicación que compartimos con doce escritores más de San Martín de los Andes.

Fósbery tiene además  historias maravillosas,  una de ellas es que fue uno de los baqueanos que ayudó a poner el hito en la frontera en el paso Ilpela en la década del 70,  cuando se inició el conflicto con Chile por la disputa sobre el canal de Beagle.

A caballo nomás llevaron la  pesada  estructura  que dejó marcado el límite en este lugar de la cordillera.

(con Diógenes y su caballo “El nene” imagen de archivo 2008)

teodora-y-diogenes-acariciando-el-caballo

Teodora nació en el paraje en el año 36 y allí tuvo a sus hijos.

“Fui bautizada por el sacerdote Pedro Zárate,  que cruzó el paso Ilpela” cuenta y recuerda que los seis partos de su madre se produjeron en el lugar, con la ayuda de una partera. “Así tuve también a los míos” relata. Y su esposo Diógenes acota “como menciona el dicho: todo gaucho es un doctor, allí había que saber de todo”. De niña vivió junto a sus hermanos La historia de su familia comenzó en el año 1929, tal vez antes,  como decía,  hija de Bartolomé Martínez y de Marta Toledo vivió en el Paraje junto a sus hermanos Balduino, Tomás y Simón.

Pasó su infancia en Hua  Hum y fue a la escuela 53,  que albergó a cientos de niños y niñas con sus dos primeros maestros Carlos  Ríos y posteriormente  Elías Giglio.

Teodora  recorrió el camino que hacían esos niños todos los días desde septiembre a mayo.  Son casi 7 km desde donde estaba la casa de  la familia Martínez y ella cuenta “caminábamos por el bosque mirando las flores y jugando, nos divertíamos y no faltábamos nunca”. Con la nieve hasta las rodillas, la escuela seguía  dando saber y cobijo a los niños del lugar. Otros tiempos en los que los pobladores ponían el cuerpo a las inclemencias y el alma a ese paisaje maravilloso que siguen amando, en plena cordillera neuquina.

Todo lo hacían en la casa, tenían ganado, sembraban y hasta consumían el café producido con granos de cebada,  “mi padre los molía y nos hacían el café con leche,  de la vaca recién  ordeñada”.

(foto setiembre 2008- en Hua Hum con escritores de San Martín de los Andes- izquierda:

Herminia Navarro -Diógenes Fosbery-Ivan Gurevich-Graciela Vázquez Moure-Jorge del Río-

Teodora Matínez-Margarita Schroeder-Rafael Urretabizcaya-Gustavo Santos)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando caía la tarde la luz era dada por candiles hechos con trapos entrenzados impregnados de grasa “así se prendían durante horas, leíamos, mi madre tejía, hilaba la lana de las ovejas, atando los ovillos  entre dos árboles y nosotras le ayudábamos, era una vida sana y tenemos los mejores recuerdos”.

Pasó el tiempo y esa niña nacida en plena cordillera creció. Cuando llegó la juventud, ella misma  se hacía los vestidos “yo miraba en la hostería Nonthue las revistas Para Ti, que traía doña Rosita y que las dejaban para los turistas y así me enteraba de lo que se usaba” relata recordando a la propietaria de la famosa hostería de aquellos tiempos.

Esa vida humilde y sana a la que aludía Teodora dejó su huella.

Los pobladores llegaban a San Martín de los Andes en bote. “Mi papá remaba y éramos felices, si llovía, había viento y frío  la vida seguía,  y además nunca faltábamos a la escuela”, cuenta sin disimular el orgullo ante la proeza.

Su padre Bartolomé, falleció en 1980, y su madre ocho  años más tarde, antes del deceso de su madre, Teodora ya había sido nombrada por Parques Nacionales, representante legal de la Población Martínez.
Teodora y Diógenes siguen siendo a pesar del paso del tiempo, dos íconos del paraje Hua Hum. Siguen emocionándose cuando se los reconoce como antiguos pobladores con vivencias únicas que pueden ser contadas.

Así fue que ese lunes 7 de noviembre nuevamente los recuerdos provocaron esos sentimientos especiales de emoción,  al sentir que se los reconoce como íconos de un paraje que queda a 45 km de San Martín de los Andes, en plena cordillera con paisajes hermosos, bosques de especies nativas, a pocos kilómetros del paso fronterizo con Chile, con el lago Nonthue que sigue siendo testigo de  la vida de estos pobladores que supieron descubrir los secretos de un paraje que sigue siendo su lugar en el mundo.

(gracias a Adriana Maddaleni-PNL- por las fotos de archivo de nuestra visita a Hua Hum en setiembre del 2008)

 

SE FORMÓ LA COMISIÓN DEL CENTENARIO DE LA BIBLIOTECA POPULAR 9 DE JULIO

Tendrá la misión de organizar los festejos de esa celebración, que se
realizarán a lo largo del año 2017.

El viernes 4 de noviembre, en el marco de los festejos por el nonagésimo  noveno aniversario de la Biblioteca Popular 9 de Julio, se reunieron en su sede social bibliotecarios y dirigentes de distintas épocas, para  brindar por el trabajo realizado a lo largo de tantas generaciones, y con el deseo de que la biblioteca siga creciendo.   Como resultado de esta reunión, quedó formalizada la comisión que participará en la organización de los festejos por el centenario de la   biblioteca. Integran esta comisión: Ana María de Mena, Gustavo Santos,  Teresa Mallea, Gabriela Neyssen, Juan Manuel Bayá, Liliana Musso, Delia  Huertas, Rolando Fuentes, Silvia Britos, María Angélica Cebrero,  Herminia Navarro, Margarita Schroeder, Alberto dos Santos, Maclovia  Torres y Nieves Núñez. También participarán en la comisión, aunque no  pudieron asistir al brindis, Noemí Coca Valentino, Mario Muglia y Elio  Chango Soria. Y queda abierta la convocatoria para que se sumen más  socios y vecinos que en algún momento hayan trabajado en la biblioteca,  y que deseen ser parte de la comisión.

comision
La Biblioteca Popular 9 de Julio es la organización civil comunitaria  más antigua de San Martín de los Andes. Se proyectó el 9 de julio de  1916 y se fundó un año después. Desde ese momento ofrece una gran  cantidad de servicios educativos y culturales, y es también un espacio
de participación ciudadana en el que se reúnen otras asociaciones y  grupos de vecinos.
La celebración de sus cien años de vida será un escenario ideal para
fortalecer los servicios que ofrece a toda la comunidad.